miércoles, 6 de mayo de 2015

Campeonato de tenis en Madrid

Que bonito pasar un día de tenis con la familia y amigos... pero que poco agradable cuando lo haces en un lugar de Madrid donde se celebra un gran torneo internacional...

La experiencia se puede contar por pasos así que seguiré ese modelo:

1- compra de entradas en internet - la única web que parece tener entradas disponibles está en inglés, lo cual por suerte no es un problema para mi, pero desde luego te hace sospechar un poco. El resto del proceso fue bastante bueno.

2- solicitud de información - una vez adquiridas las entradas me interesé por conocer el programa de partidos para ese día. En la web no aparece nada, así que pregunto por twitter y por Facebook en las cuentas oficiales del torneo. Tras varios días esperando no obtengo ninguna respuesta, únicamente promos del torneo en twitter y nada en Facebook. Finalmente decido llamar al menos para saber a qué hora abren las puertas! y por supuesto el número de contacto es un 902. No soporto los 902! las empresas dicen que es por no discriminar en función de la provincia desde la que se llama (parece que siguen existiendo distintos costes) pero yo me pregunto... cuánta gente sigue utilizando los fijos para llamar?... en cualquier caso, no es culpa únicamente de las empresas que los utilizan sino de las telecos que venden estos servicios a las empresas y luego no solo no los incluyen en las tarifas planas de móvil sino que establecen tarifas desorbitadas para dichas llamadas. Luego se preguntan por qué existen webs como equivalentes902.com por ejemplo.... por principio me niego a llamar a los 902 y cuando son teléfonos de ventas aún más! el caso es que no encontré el equivalente y finalmente llamé desde el fijo. Me atendió un chico muy agradable que me dio la información necesaria. Le comenté la falta de respuesta en las RRSS y me dijo claramente que "esta gente no tiene ni idea de para qué sirven. Yo estoy aquí circunstancialmente porque no tengo otro remedio pero lo mío son las RRSS y me pone enfermo cómo NO las utilizan". Me cayó muy bien el chico.

3- entrada - Llegamos al recinto, aparcamos en su parking por 10€/día y nos dirigimos a la entrada. Allí nos dirigen a un pasillito por donde entran los grupos (éramos bastante gente entre niños y adultos). Dos personas de seguridad nos registran las bolsas porque no se puede introducir latas por ejemplo y una de ellas me pregunta como responsable del grupo porque llevaba todas las entradas si dos de las personas que allí estaban venían con nosotros (como dato, eran negros). Miré a mi alrededor y me di cuenta de que seguíamos siendo el único grupo en aquél pasillo por lo que totalmente perpleja por el comentario en pleno año 2015, le dije que si, por supuesto.

4- entrada de nuevo - Pasado el momento registro de seguridad nos dirigen a otra entrada donde varios chicos escaneaban las entradas y ponían un sello grabado. Cuando uno de los chicos vio la cantidad de personas que éramos decidió pedir ayuda a su compañero sobre todo en la labor tan del s.XXI de poner un sello grabado con una maquinita estilo grapadora a cada papel... Finalmente entramos al recinto...

5- señalización y cajeros - el complejo parece estar pensado para las personas que acuden cada año porque la señalización brilla por su ausencia. Nos entretuvimos a la entrada donde había varios puestos de distintas marcas y distintos productos relacionados con el tenis, a precios de mercado cautivo claro y nos dimos cuenta de que no aceptaban tarjetas. Buscamos un cajero pero oh! sorpresa! no hay!!! este complejo se encuentra totalmente a las afueras, es decir, el cajero más cercano probablemente se encuentre a 3kms. Cómo es posible que no haya ni un solo cajero? añadiendo que no aceptan tarjetas en muchos de los puestos que allí existen tanto de ropa como de comida. No quieren que gastemos? Menos mal que al ir muchas personas algunas tenían dinero suficiente. Si no ni comemos! luego hablamos de la comida por cierto...

6- entrada a la pista central - a falta de señalización supusimos cuál era la pista central y allí nos dirigimos. En la puerta tuvimos que esperar a que desde dentro autorizaran la entrada. Cuando este momento se produjo y abrieron las puertas el chico que custodiaba la entrada nos pidió los billetes y comentó "ellos dos vienen con vosotros?" adivina a quién se referían! efectivamente, a las dos personas negras. Una de las personas del grupo contestó "si, y también los niños, el calvo, la pecosa y la vasca. Cual es exactamente el criterio para saber quién está en el grupo y quién no??" in-cre-i-ble...menos mal que nos lo tomamos con la actitud de quien va a pasar un bonito día diferente entre amigos...

7- café media mañana - decidimos tomar un café en una terraza cercana a las pistas exteriores para comprobar que servir tres café y dos croissants puede llevar la friolera de 15minutos! 5 personas detrás de una barra pequeña donde solo una persona sabía lo que tenía que hacer, donde estaban los elementos estilo cucharas y azucarillos y cómo cobrar correctamente. Por supuesto ni nos planteamos ir allí a comer.
El resto de la mañana fue muy agradable: buen tiempo, partidos con grandes tenistas, autógrafos varios para los niños, etc

8- comida - la hora de comer fue bastante patética primero por el tema del dinero ya que, como os comentaba, no había cajeros ni aceptaban tarjetas en algunos sitios. Además el precio de la comida en general era totalmente fuera de lugar y no se a vosotros pero a mí desde luego me parece un robo que, simplemente por el hecho de no poderme mover muy lejos, me cobren un precio como de agua en el desierto. No está bien aunque en términos de oferta y demanda por supuesto es aceptado. Comimos en un sitio similar a un burguer aunque con mezcla de otros platos y desde luego mi ensalada dejó muuucho que desear.
Llega el momento café después de comer... primero hay que buscar un local donde sirvan café ya que en la zona en la que estábamos había un bar con terraza que estaba muy agradable pero donde solo servían cerveza y whisky, un puesto de perritos, otro de pizzas y otro de helados. Así que caminando vimos un local de café ecológico con dos chicas monísimas al frente y donde servían café de cápsula. No lo cronometré pero unos 10 minutos sí tardaron en ponernos los cafés y además fríos.... Repito, eran de cápsula... pero es lo que tiene contratar personas para 10 días sin darles formación previa. Así cuidan algunas marcas su branding, con bajos costes de personal...

Tras una agradable tarde de más tenis decidimos volver a nuestros hogares pensando en si el año que viene debiéramos venir preparados con bocatas y termo.

Por cierto Serena Williams regaló una pelota firmada a esos dos que nadie sabia muy bien si venían en el grupo.... casualidad o premio merecido?