miércoles, 11 de septiembre de 2013

Aprendiendo del chiringuito de al lado... que está lleno!

Tras este período vacacional espero que todos hayamos tenido grandes y positivas experiencias y sobre todo nos hayamos traído pegado a la piel algo de ese olorcillo a mar o campo que tan rápido desaparece pero que tan bien nos hace sentir cuando conseguimos olerlo.
Solo espero que el espíritu positivo, tolerante y de buen humor que nos rodea en vacaciones nos dure unos poquitos días o semanas más hasta las próximas vacaciones. Haremos la vida de los demás y por tanto la nuestra mucho más agradable :)

Hablando de vidas agradables os voy a contar el caso de un chiringuito en la playa...

Normalmente comíamos en un chiringuito muy agradable donde los espetos de dorada estaban para chuparse los dedos! pero un día se les antojó a los niños hamburguesa (no me extraña porque para ellos lo del pescadito a la plancha como que no es un manjar.... todo llegará...), así que fuimos  otro chiringuito muy cercano al nuestro habitual y pedimos hamburguesas. La camarera nos tomó nota de las bebidas y al hacerlo con la comida le comentamos que queremos hamburguesas. Conversación:

Nos: queríamos 4 hamburguesas, dos con queso y las otras dos completas
Camarera: solo tenemos la carne de la hamburguesa
Nos: no pasa nada, pues sin pan
Camarera: ya, pero... es que no lleva queso
Nos: se lo puedes poner simplemente encima?
Camarera: pues no, lo siento, pero tengo unos "tranchetes" que os puedo dejar en la mesa para que los pongáis vosotros mismos en la hamburguesa
Nos: bueno, sin problema. Podrías en una de las burguers poner un huevo y bacon por favor?
Camarera:  no, puedo pedirte una ración de huevos con patatas
Nos: es que las burguers ya llevan patatas, verdad? los huevos que pongas en la ración se pueden poner en el mismo plato y ya está. Es posible?
Camarera: no, me temo que las cocineras se lían si no les paso exactamente los platos de la carta
Nos: bueno, pues trae una ración de huevos con patatas. Al final se come todo, da igual (sonrisas)

Al de unos minutos vuelve la camarera y nos dice que solo le quedan 2 hamburguesas!

Según nos estaban sirviendo las bebidas les dijimos que lo sentíamos mucho pero que nos íbamos. Nos levantamos y efectivamente nos fuimos al chiringuito habitual de aquellos días, de nuevo.

Al sentarnos comentamos al camarero nuestra idea de la hamburguesa y nos comenta:
"pues hemos hecho hoy unas miniburguers para poner de tapa y seguro que os puedo sacar una o dos de cada tipo (pollo con manzana, carne, quesos...) a la mesa. Voy a preguntar..."

Y así fue! nos trajo una miniburguer de cada tipo, que estaban de-li-cio-sas!, y además varios platos más igualmente deliciosos. Luego nos cobró las minis como a 1€ o así cada una porque como eran de tapas no tenían un precio fijo.

Los niños encantados y nosotros también! qué fácil es contentar a la gente con un poco de interés!

Enfoque cliente!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada